Plaga de cucarachas: ¿Cómo acabar con las cucarachas en casa?

Combatir una plaga de cucarachas puede resultar una ardua labor, sobre todo considerando lo resistente que pueden ser estos insectos. Además de su desagradable aspecto, y debido a su permanencia en áreas insalubres, las cucarachas son vehículos transportadores de bacterias y otros microorganismos patógenos.

Como casi todos los insectos, las cucarachas viven en colonias; por lo tanto, donde hay una seguramente habrá muchas más. El propósito principal de cualquier método que ayude a erradicar esta plaga, es en todo caso, asegurar un espacio libre de bacterias que puedan causar enfermedades.

Escoger uno o una combinación de varios métodos para combatir a las cucarachas dependerá de las características del espacio que se desee desinfectar, el tipo de actividades que allí se realizan y el acceso que estos molestos insectos puedan tener al mismo. Aunque por lo general, se recomienda combinarlos varios de ellos para una mejor efectividad.

Entre las opciones más eficaces para combatir una plaga de cucarachas se encuentran:

Uso de insecticidas químicos

Los insecticidas químicos para combatir cucarachas son muy populares para el uso doméstico. Son una de las opciones más comunes debido a la disponibilidad y variedad de fórmulas disponibles. Aunque algunas de ellas, pueden generar toxicidad en niños, mascotas y personas alérgicas o especialmente sensibles.

Entre las variedades de insecticidas químicos destacan las presentaciones en aerosol, polvo, cebos sólidos o en gel y líquidos insecticidas. Cada de uno de ellos actúa de forma específica, bien sea para atraer, repeler o envenenar al insecto.

Aerosoles anti cucarachas

Son populares para uso doméstico, su efectividad está limitada al contacto directo con el insecto; aunque las nuevas fórmulas ofrecen efectos residuales en el espacio de aplicación. Pueden ser empleados como refuerzo de otras alternativas de erradicación de plagas y no como un método único.

El uso de aerosoles anti cucarachas en lugares cerrados requerirá medidas de seguridad para evitar el contacto con ojos y otras mucosas, así como la permanencia de personas o animales domésticos que pueden ser afectados por las emanaciones del producto.

Polvo contra cucarachas

Se emplea polvo contra cucarachas en áreas domésticas o de almacenamiento debido a que, en general, no brindan un buen aspecto. Funcionan a modo de veneno de acción tardía, que funciona al ser colocado en las áreas de acumulación de cucarachas.

Al entrar en contacto con el polvo, se impregnan del mismo, pueden transferirlo a otras cucarachas y al nido, esparciendo su acción venenosa que posteriormente acabará con los insectos.

Cebos para cucarachas

Estos, a diferencia de las anteriores, los cebos para cucarachas tienen la misión de atraerlas. Con presentaciones en gel  o pequeños trozos sólidos, se colocan en las adyacencias de los nidos y áreas de paso.

Los componentes químicos los hacen apetecible para las cucarachas, y su acción venenosa de acción tardía mata a los insectos y convierte a sus cadáveres en propagadores del veneno que exterminará el resto de la colonia. Como ventaja adicional, se reporta muy baja toxicidad en personas y mascotas ante el uso de este insecticida.

Líquidos insecticidas

Permiten expandir la acción insecticida hacia áreas de difícil acceso como grietas, tuberías, desagües y otros espacios. Por lo general los líquidos insecticidas son fórmulas de uso doméstico, similares a los insecticidas en aerosol

Alternativas naturales contra las cucarachas

El uso de químicos no siempre es la alternativa preferida, ya que siempre existe la posibilidad de producir efectos adversos sobre la salud de las personas y los animales de compañía. Muchas opciones basadas en productos naturales ofrecen eficacia para combatir una plaga de cucarachas.

Otra buena razón para preferir las alternativas naturales contra las cucarachas, es la posibilidad de evitar daños al ambiente al contaminar el suelo, el agua o alimentos de consumo humano con los residuos químicos. Por lo que se han hecho populares algunas recetas como las siguientes:

Ácido bórico y cebollas

Esta mezcla de ácido bórico y cebollas funciona de forma similar a los insecticidas en polvo. Esta en particular combina el aroma de la cebolla, que resulta atrayente para las cucarachas debido a su contenido de azúcar y la acción venenosa del ácido bórico.

Puede ser preparado en forma de pasta o diluido en un medio líquido para rociar en grietas o lugares de difícil acceso. Al entrar en contacto con el mismo, el insecto se contamina y puede esparcir la acción del ácido bórico dentro del nido.

Aromas contra cucarachas

Algunas plantas en particular producen aromas particulares que además de impregnar el espacio, resultan repelentes naturales contra cucarachas y otros insectos. Entre estas plantas podemos incluir: laurel, lavanda, ajo, pepino y menta.

Colocar hojas de algunas de estas plantas aromáticas en la entrada o dentro de las alacenas, resultará efectivo para mantener alejadas a las cucarachas y mantendrán un fresco aroma.

Bicarbonato de sodio y azúcar

De forma similar a la mezcla de ácido bórico y cebollas, habrá un elemento atrayente  para estos insectos; y aunque el bicarbonato no es directamente venenoso, su reacción con el agua del interior del organismo del insecto provoca una reacción química que libera gases y termina por matar a las cucarachas.

Trampas adhesivas

Este método es de los más antiguos para la captura y eliminación de casi cualquier tipo de plaga o animal. Requiere la incorporación de un elemento que sirva de cebo o que atraiga a las cucarachas hacia la trampa.

Con bases desechables de cartón, el compuesto adhesivo cubrirá la superficie de la trampa, teniendo en medio el cebo y al intentar llegar hasta el, las mismas quedarán pegadas a la trampa. Este método no asegura la erradicación de la colonia, por lo que hay que reforzarlo con otras medidas.

Servicios de fumigación y control de plagas

En casos de infestaciones severas, o que las condiciones del lugar no permita implementar efectivamente los métodos antes descritos, siempre es posible recurrir a los servicios de una empresa de control de plagas. Estas empresas de control de plagas, no resultan baratas pero en términos de efectividad, resultarán nuestra mejor opción en casos extremos.

Los productos especializados y de efecto residual empleado en la fumigación, no sólo exterminará las cucarachas y los huevos que estén en el nido; sino también cualquier otra clase de insectos que pudiera haber. Estos servicios son particularmente útiles en empresas de oficinas, casas de campo y áreas de apartamentos.

Mantener la limpieza y el orden

Un método será eficaz, siempre y cuando se eliminen las condiciones que atrajeron a estos desagradables huéspedes. Mantener la limpieza, eliminar depósitos de basura y humedad o la acumulación de restos de comida en fregaderos, gavetas y alacenas; es el primer paso para deshacerse de tan molesta plaga de cucarachas.

Las cucarachas son insectos omnívoros, es decir, comerán todo alimento orgánico que esté a su disposición e inorgánico como papel, tela, cartón u otros. Siempre que sea posible disminuir el suministro de alimentos para las cucarachas, no tendrán más remedio que desplazarse a otro espacio en el que puedan alimentarse.

Un aspecto importante, es que lo que para los humanos no se considera alimento, para las cucarachas sí. Por tal motivo, es necesario eliminar acumulación de humedad o desperdicios en tuberías, fregaderos y desagües.

La limpieza periódica de alacenas, cocinas y depósitos; será indispensable para combatir una plaga de cucarachas. Utilizar la aspiradora, permitirá, no sólo evitar el contacto con superficies contaminadas, sino extraer huevos y restos de insectos antes de realizar una limpieza de la superficie.

Además, se recomienda realizar la limpieza profunda como paso previo a la aplicación de cualquier insecticida químico, natural o a la contratación de los servicios de fumigación. Es importante realizarlo antes, ya que si se hace después se disminuye la acción residual de algunos insecticidas.

Aunque estos insectos tienen la fama de ser resistentes a todo y las tildan de indestructibles, los hábitos de limpieza, mantener los espacios funcionales limpios y secos, y evitar acumulación de comida se pueden incluir dentro de los métodos para combatir una plaga de cucarachas.

Deja un comentario